El PP ha colocado a Valencia en el mapa, pero en el mapa de lo que no se debe hacer nunca en una sociedad realmente democrática

El reinado absoluto y absolutista de Rita Barberá agoniza, tal y como comprobamos al ver las airadas reacciones de ciertos personajes del PP, cuando una valiente diputada de Compromís, se atreve a decir en las Cortes Valencianas, lo que todos llevamos años pensando y padeciendo en silencio.

Tampoco es de recibo ni propio de una persona sensata y en sus cabales, la respuesta iracunda y disparatada efectuada por la alcaldesa de Valencia, cuando la joven diputada de Compromís, hace uso de su legítimo deber y obligación al exigir responsabilidades políticas, por el descarado y obsceno saqueo y expolio cometido con el dinero de todos por el Partido Popular… Con estos comportamientos y amenazas aberrantes, demuestra la alcaldesa de Valencia, que el PP quiere seguir negando lo que ya es una evidencia, que ha trascendido allende nuestras fronteras.

Debe saber la alcaldesa de Valencia, que cualquier ciudadano y/o representante, tiene el deber y la obligación de fiscalizar la acción política de sus gestores. Vivimos en el siglo XXI, no en la Edad Media.

La regla básica de todo sistema democrático occidental sano y limpio, es fomentar la transparencia a través de la participación en todos sus ámbitos, algo que lamentablemente falta en las instituciones valencianas y en el resto de las españolas.

Es incuestionable que El PP lleva años “saqueando”, por acción u omisión, las arcas públicas, para favorecer negocios y actividades al margen del interés general, atentando contra nuestra dignidad y el derecho a vivir. La falta de rentabilidad de los grandes eventos y las construcciones faraónicas, demuestra que se han cometido excesos, de manera reiterada y a sabiendas de su ineficacia e inutilidad.

También resulta indecente que la respuesta del PP, ante las protestas legítimas de la sociedad, ante tanto recorte, tanto abuso y tanta evidente corrupción, sea orquestar una campaña de detenciones ilegales contra menores de edad, por no hablar de otras actuaciones, propias de regímenes totalitarios y bananeros del Tercer Mundo.

Lo siento, queridos señores del PP, pero las arbitrarias e innecesarias inversiones y derroches realizados con nuestro dinero… merecen una investigación rigurosa, una auditoria independiente, así como una depuración de responsabilidades, tanto de carácter político como judicial. Debo hacer constar aquí que algunos somos muy escépticos y sabemos bien del servilismo e indolencia que existe en muchos de los organismos que conforman el Poder Judicial.

Nuestra vida, nuestra dignidad, nuestra libertad… corre serio peligro si permitimos que los mismos que han expoliado las arcas públicas, permanezcan ocupando puestos en las instituciones.

Tantos años en la poltrona, ha logrado que muchos de los actuales dirigentes del PP, se crean inmortales. Y nadie es eterno ni mejor que cualquier ser.

La alcaldesa de Valencia, si conoce y se cree las reglas que deben imperar en todo régimen democrático occidental, tiene el deber inexcusable y urgente de aceptar y permitir, que cualquier persona fiscalice y conozca qué se ha hecho con el dinero de todos. Gritar de manera iracunda y tergiversar las acertadas propuestas de Mónica Oltra, únicamente confirma que la Sra. Barberá ha perdido el Norte y otras cosas que me callo, por respeto.

Los ciudadanos valencianos queremos conocer qué ha pasado con nuestro dinero. Y exigimos sancionar penal y políticamente a todos los que han usado la política y la administración como un casino de las Vegas, como un gran burdel… pues es algo imprescindible, bueno y necesario para que todos podamos vivir algún día en una sociedad libre, plural, democrática.

Los comportamientos y acciones totalitarias y “gansteriles”, que estamos observando por parte del Partido Popular en Valencia y resto de España, únicamente nos obliga a toda la gente de bien y decente, a unirnos y a denunciar con firmeza a todos aquellos personajes que forman parte de la red clientelar y corrupta, que han propiciado la ruina y al desprestigio internacional de nuestra tierra, de nuestro país, y que han arruinado nuestras propias vidas y la de todos nuestros seres queridos.

Repito: nuestra vida corre peligro si seguimos dejando en manos de los expoliadores y saqueadores, la toma de decisiones políticas.

Hay muchas formas de estar muertos, aunque respiremos. Y el PP ha logrado matarnos un poco a todos los valencianos de bien, pues nos ha humillado al ofrecer una imagen de nuestra Comunidad como un cortijo, donde todo tipo de disparates se pueden cometer al margen del sentido común y la legalidad.

El PP ha colocado a Valencia en el mapa, pero en el mapa de lo que no se debe hacer nunca en una sociedad realmente democrática y plenamente adulta. Por eso ahora somos el hazmerreír internacional, el ejemplo a no imitar por nadie responsable y sensato.

Fuente: Anna Noticies.

Comparte y difunde:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • MySpace
  • Tuenti
  • Tumblr

2 pensamientos en “

  1. Fantastic beat ! I wish to apprentice at the same time as you amend your web site, how can i ssiucrbbe for a blog website? The account helped me a applicable deal. I had been tiny bit acquainted of this your broadcast provided bright clear concept.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

    • Please can you explain exactly what do you need.. that means I can understand the question… I´m terribly sorry.

      ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Los comentarios están cerrados.