¿Firmarías porque esto ya hubiera pasado?

Ciudadanía, movimientos sociales, sindicatos, políticos contrarios a los recortes y expertos en trabajo en equipo, se sentaron para crear una estrategia común. Configuraron una hoja de ruta conjunta que transformó nuestro país haciéndolo más humano.

http://actuable.es/peticiones/firmarias-porque-esto-ya-hubiera-pasado

La situación de precariedad y pobreza de muchas familias cada vez se agudizaba más. La recesión precipitaba al país hacia derroteros inciertos. Para que ese empobrecimiento no fuera irreversible, se promovió con urgencia un punto de inflexión que detuvo a la inercia del poder y provocó un cambio en las políticas. En todo el país había una fuerte oposición a las recetas europeas, a los recortes del gobierno y a la reforma laboral.

Esto, sumado a la estrategia de acción para la alternativa defendida por todas las fuerzas de oposición, creó un punto de inflexión en el que millones de personas en España apoyaron un cambio sin dudarlo.

Esta nueva manera de entender y hacer política fue el producto de una ingeniosa estrategia colectiva consensuada entre todos los grupos y colectivos que querían y creían que había otras alternativas.

Todos los grupos con objetivos comunes, ciudadanía, sindicatos, 15M, partidos políticos alter-reformas, etc, salvaron diferencias, idiosincrasias, diferentes perspectivas. Se creó una negociación entre las diversas fuerzas, movimientos sociales y grupos contrarios a “las soluciones a la crisis” de ciertas élites.

Los diferentes colectivos asumiendo la responsabilidad que les daba el autoconocimiento y reconociendo la influencia de valores como la competencia o el divisionismo, que desgraciadamente estaban enraizados en la manera de pensar de todos por la fuerza de la costumbre; se tomaron muy en serio superar estas actitudes a fin de alcanzar acuerdos para una estrategia común de cambio.

Recurrieron a especialistas en manejo de equipos, en transformación de conflictos y en movimientos sociales, que facilitaron la consecución de una estrategia multi-grupo para el cambio que hoy nos ilusiona. Se superaron luchas sobre esencia, metodología o pertenencia.

De manera instrumental y estratégica, se creó una articulación conjunta suficiente para provocar el punto de inflexión que hizo nacer en la sociedad española una alternativa más humana , que preservó los derechos y la condición ciudadana.

Gracias a ese esfuerzo conjunto hoy podemos decir que el 99% venció.

¿Narcoparado?

“Dentro de lo que cabe yo no me puedo quejar.”

Esta es la razonable frase con que muchos españoles, tras contarte la retahíla de abusos de los que son víctimas y la frustración que sienten, acaban su discurso. El que tiene trabajo lo dice pensando en los parados, los parados que llevan dos meses buscando curro lo dicen pensando en los de larga duración, y los de larga duración que cobran 400 eurillos lo dicen pensando en los que no tienen subsidio. No crean que no, pero incluso los parados que no tienen subsidio se ojean de vez en cuando la foto de un niño africano, en huesos y rodeado de moscas, y murmuran “Dentro de lo que cabe yo no me puedo quejar”.

Como si quejarse de la situación de uno no fuera legítimo cuando hay otras personas en condiciones que son más injustas. Y la realidad matemática es que si esto fuera cierto sólo podría quejarse una sola persona en el mundo, la que está más jodida de todas. Y una sola, quejándose, no parece que pudiera hacer mucho ruido.

Pero vamos a detenernos en ese curioso individuo, el desempleado de larga duración que cobra cuatrocientos euros al mes y dice que dentro de lo que cabe no se puede quejar.

En primer lugar, pensemos ¿para qué recibe precisamente esos 400 euros al mes?. Obviamente no es para pagar una casa y alimentar una familia porque ese dinero no da.

Entonces, si no sirve para salir adelante, ¿para qué es untado cada mes con esta curiosa cantidad?

Hay gente que ingenuamente piensa que la intención de los gobiernos es que esas familias vivan dignamente  y que aunque te subsidien una cantidad escasa para sobrevivir dignamente, si hubiera más dinero en las arcas del estado, los ministros de economía la aumentarían. Pero, ¿no piensan esos ingenuos que si el gobierno tuviera intención de mantener las familias de parados a flote en vez de dar 400, subsidiaría la alimentación y el transporte público para desempleados y otorgaría una casa de las muchas de las que puede disponer? Bastaría con crear puestos de trabajo en la alcaldía, promover a la industria local, apoyar a las organizaciones de parados y sus iniciativas para la creación de empleo. Pero ni el parado es prioridad en los planes públicos, ni hay intención alguna de que esa familia o individuo vivan dignamente. Más bien de lo contrario.

Explicaré porqué.

El sentido del mileurismo en los años 2000 era que los españoles no tuviéramos capacidad de ahorro. Así, para una compra que superara el precio de los bienes básicos teníamos que endeudarnos para forrar a los bancos. El sentido del 400-eurismo, en esta nueva década, es que los españoles nos infantilicemos, involucionemos, nos alelemos.

Explicaré cómo.

Con 400 euros uno tiene que ser dependiente para sobrevivir, o vuelve a casa de su madre o a casa de su exnovia, pero ya no puede pagarse una propia. Las mujeres abusadas regresan con sus maridos y las que tenían una habitación propia ahora duermen con su abuela.

El objetivo del narco-subsidio de 400 euros es claro, idiotizar a la población desenmancipándola, porque no hay nada con un efecto narcótico mayor que estar a la sopa boba.

Ahí vemos a esos adultos narco-parados, antiguos albañiles y trabajadoras sociales, como reciben la paga como a los 17 años que les da para comprar tabaco, el bonobús y pagarse una ronda de cervezas en el bar. (Porque ya a los cubatas invita Mariano, que está prejubilado).

Mientras, el narco-parado desarrolla una actitud ambivalente con la suegra controladora, el exnovio manipulador y con el Estado, que subsidia mensualmente su narco-inutilidad. El narco-inútil los odia aunque los tiene que querer, porque le “ayudan”, porque depende de ellos, porque dentro de lo que cabe no se puede quejar.

Narco-parado común, ¿qué es lo que te impide darte cuenta de que a la sociedad no le sirves y a la familia no le aportas? ¿Qué es lo que te permite aceptar sin protestar que después de llamarte inútil te den un sueldo de dependiente similar al de aquellos que por discapacidad nunca han conseguido desenmanciparse de sus tutores?

El narcosubsidio es la mejor manera moderna de poder tratar a 5 millones de personas como imbéciles sociales sin que se quejen. Ojo, que el efecto sedante se puede incrementar atiborrándose a píldoras psiquiátricas (porque el subsidio no da para pagar un psicólogo) o con los cubatas de Mariano. Así, cuando el narcoparado habitual diga que dentro de lo que cabe el no se puede quejar se le escapará un hilillo de baba por la comisura de los labios hacia el suelo que lo hará aún más convincente.

Eventos marea roja en toda España

Marea Roja hace un llamamiento y convoca a personas y colectivos, profesionales y currelas, desempleadas y desempleados, jubilados y cualquier voluntario que quiera trabajar en un esfuerzo solidario para acabar con el desempleo en España.
Marea Roja generará laboratorios de ideas este 9 de marzo frente a las oficinas de empleo de España.

Tenemos medios de producción abandonados: tierras, talleres, pueblos y locales. Tenemos el capital humano: profesionales y especialistas desempleados. Tenemos voluntarios capaces de organizar y motivar a las personas. Tenemos muchas personas con iniciativas.

Si unimos todos esos esfuerzos voluntarios los desempleados de este país se podrán autoemplear a través de la creación de cooperativas de trabajo, de la rehabilitación de talleres, tierras y casas para su explotación productiva; o creando economías de intercambio ciudadano, huertos en las ciudades y mercados en los pueblos.

Necesitamos que todo el mundo se sume en este esfuerzo colectivo para reducir la lacra del desempleo en España. Súmate este viernes en la oficina de empleo de tu localidad.

Eventos convocados y confirmados en toda España:

Localidad: A Coruña
Dirección de la oficina de empleo: Avda. Finisterre número 225
Hora: 09:00 – 14:00

Localidad: Alcalá de Henares
Dirección de la oficina de empleo: Avenida de Guadalajara 2
Hora: Desde las 10:00

Localidad: Alcoy
Dirección de la oficina de empleo: Calle Oliver 11
Hora: 10:00 – 13:00

Localidad: Alcañiz (Aragón)
Dirección de la oficina de empleo: Calle de la Ciudad Deportiva Santa María
Hora: Desde las 11:00

Localidad: Alicante
Dirección de la oficina de empleo: Isabel La Católica
Hora: 10:00 – 13:00

Localidad: Almería
Dirección de la oficina de empleo: Calle Altamira
Hora: 10:00 a 13:00

Localidad: Arrecife (Lanzarote)
Dirección de la oficina de empleo: Calle Jose Antonio
Hora: Desde las 11:00

Localidad: Avilés
Dirección de la oficina de empleo: Camino de Heros, 1
Hora: 9:00 – 12:00

Localidad: Barcelona
Dirección de la oficina de empleo: Parc de l’Estació Nord s/n
(L1 – Arc de Triomf)
Hora: 9:00 – 13:30

Localidad: Benalmádena (Málaga)
Dirección de la oficina de empleo: Calle Las Flores S/N
(Frente a la comisaría Arroyo de la Miel)
Hora: Desde las 8:30

Localidad: Burgos
Dirección de la oficina de empleo: Calle Las Infantas
Hora: Desde las 10:00

Localidad: Cartagena
Dirección de la oficina de empleo: Av. De Murcia.
Hora: 10:00 – 13:30

Localidad: Castro Urdiales
Dirección de la oficina de empleo: Única de la localidad.
Hora: 10:00 – 13:00

Localidad: Conil (Cádiz)
Dirección de la oficina de empleo: Calle Baleares
Hora: 9:00 – 12:00

Localidad: Cuenca.
Dirección de la oficina de empleo: Parque de San Julián.
Hora: Desde las 12:00

Localidad: Donostia, Gipuzkoa.
Dirección de la oficina de empleo: Calle Okendo 16
Hora: 9:00 – 13:00

Localidad: Ferrol, Galicia.
Dirección de la oficina de empleo: Plaza Camilo José Cela S/N
Hora: 9:00 – 11:00

Localidad: Gijón, Asturias
Dirección de la oficina de empleo: Calle Avelino González Mallada (Oficina del Coto)
Hora: Desde las 9:00

Localidad: Las Palmas de Gran Canaria
Dirección de la oficina de empleo: Calle Suárez Naranjo (Arenales)
Hora: Desde las 10:00

Localidad: La Laguna (Tenerife)
Dirección de la oficina de empleo: Plaza Secundino Delgado
Hora: 10:00 – 17:00

Localidad: Lodosa, Navarra (Nafarroa)
Dirección de la oficina de empleo: Calle Calvario
Hora: Desde las 9:00

Localidad: Madrid
Dirección de la oficina de empleo: Calle Evaristo San Miguel, 8
Hora: Desde las 9:00

Localidad: Málaga
Dirección de la oficina de empleo: La Unión – Pasaje Eguiluz
Hora: 10:00 – 13:00

Localidad: Motril
Dirección de la oficina de empleo: Calle Plasencia
Hora: Desde las 11:00

Localidad: Palma de Mallorca, Baleares
Dirección de la oficina de empleo: Calle Miguel Marqués
Hora: 10:00 – 12:00

Localidad: San Fernando (Cádiz)
Dirección de la oficina de empleo: Avenida León Herrero s/n
Hora: Desde las 9:00

Localidad: Sevilla
Dirección de la oficina de empleo: Calle Alfonso XII. (Plaza del Museo, 10)
Hora: Desde las 9:00

Localidad: Talavera
Dirección de la oficina de empleo: Calle Cervantes (junto al parque del Prado)
Hora: 12:00 – 14:00

Localidad: Tarragona
Dirección de la oficina de empleo: Maria Claret
Hora: 9:00 – 12:00

Localidad: Toledo
Dirección de la oficina de empleo: Bajada de Castilla-La Mancha
Hora: 12:00 – 15:00

Localidad: Tudela
Dirección de la oficina de empleo: Calle Díaz Bravo, 20-22
Hora: 10:00 – 13:00

Localidad: Valencia
Dirección de la oficina de empleo: Avda. Navarro Reverter, 2
Servicios Centrales del SERVEF
Hora: Desde las 11:00

Localidad: Vigo
Dirección de la oficina de empleo: Calle Gregorio Espino 52, Portal 3 Bajo.
Hora: 11:30 – 14:30

Localidad: Zaragoza
Dirección de la oficina de empleo: Av. Pablo Gargallo, 29-33.
Hora: 9:00 – 12:00

Consejos útiles marea roja

 

Cada día 9 de cada mes, a las 9, tanto las personas desempleadas como aquellas preocupadas por el tema, nos reuniremos en la oficina del INEM para hacernos visibles y buscar posibles alternativas de empleo.

Llega la Marea Roja. Somos la marea del cambio.

La crisis nos deja exhaustos. Muchas veces con actitudes derrotistas, culpabilizantes, e incluso a veces competitivas o interesadas. Marea roja es un llamamiento a la solidaridad, y quizás a reencontrarnos o a afianzarnos en la espiritualidad positiva, responsable, cooperativa, propositiva y constructiva.

Que los intereses ciudadanos triunfen siempre es posible. Pero para ello tendremos que estar informados y saber manejar algunas dinámicas que pueden surgir y que son resultado de la vieja mentalidad derrotista, culpabilizante, competitiva e interesada.

Tenemos que aprender a manejar intereses, los individuales y los políticos, aprender a manejar nuestro ego, e incluso civilizar al pequeño político que algunos llevamos dentro.

En propósitos de organización ciudadana a largo plazo, tendremos que aprender a manejar la frustración y la rabia; y mantener un afrontamiento positivo y constructivo ante los problemas, de manera que nada nos aparte del objetivo.

1.Manejo de intereses particulares o políticos.

Algunos partidos políticos o sindicatos pueden acercarse y afirmar que comparten la idea de marea roja, que vendrán cada 9 al INEM para intentar salir juntos de la crisis.
Si lo hacen desde sus individualidades y capacidades nos ayudarán a todos a crecer. Pero si lo hacen desde su deseo de poder, de acaparar, pondrán a disposición del movimiento sus contactos e influencias para tratar de manejarlo a su antojo. Debemos ser conscientes de esta posibilidad, tratar de estar despiertos para identificarla y ser capaces de rechazar aquellas colaboraciones que traten de limitar o desviar nuestros proyectos de sus fines reales. Con las ideas claras, ganas de trabajar y fe en nosotros mismos, podremos hacerlo.

La idea es suficientemente amplia para que sea de todos y nos resulte útil a todos. No a unos más que a otros. El objetivo es que todos nos organicemos, nos sintamos líderes y partícipes tan solo como ciudadanos. La idea es global, por lo que no necesita de las instituciones para ponerse en marcha, y ninguna institución debe abanderarla. Las instituciones no tienen que ofrecernos su ayuda a cambio de nada, sino que debemos aprender a exigirles que cumplan con sus obligaciones, y para ello debemos saber cuáles son sus obligaciones y cuáles son nuestros derechos. Obligarles a asumir su papel, volverlos a poner al servicio del ciudadano.

2.Manejo de las administraciones públicas.

A veces podemos pedir algo a lo que tenemos derecho o negociar con las administraciones públicas para que apoyen nuestras iniciativas productivas o atiendan nuestras reclamaciones. Puede que nos contesten con caras altivas, caras de empanada, que un concejal nos de largas o que la alcaldesa se haga la lista.

Esto puede hundirte psicológicamente, y que el mal trago te quite las ganas de volver. Por eso hay que detener la ira, la frustración, seguir conscientes de que el único poder que deben tener las administraciones públicas es el que se le ha otorgado para hacer cumplir nuestros derechos.

Mantén la mente fría. Esto es una carrera de fondo. Cuando hables con un político o cargo público, siéntete tranquilo, les estás civilizando, enseñándole que está en ese cargo para garantizar derechos. Concéntrate en la fuerza espiritual que te da el saber que estás demandando cosas justas y que cada negativa suya es un incumplimiento de su deber. Llegado el momento se podrán tomar medidas contra él. Recuerda que como ciudadano eres el soberano y que él es un empleado tuyo. Trata de demostrarle que hacer su trabajo bien hecho incluye acceder a tus peticiones, siempre que estas sean legales y de su competencia. Y nunca consideres su ayuda como un favor. No le debes nada, porque él solo está cumpliendo con su trabajo.

Los cargos públicos a veces no hacen lo que deben porque no saben hacerlo. En la medida de lo que puedas, enséñales. A veces no lo hacen mejor porque nadie se lo exige, porque la impunidad les tiene mal acostumbrados. En la medida de lo que puedas, demándales. Civilízales, en definitiva.

Lee el plan de empleo de tu región, las competencias del SEPE en tu región y las de cada oficina. Fiscaliza a ver si se cumplen o no. Es posible que se cumplan sólo una parte y otras no estén priorizadas. Si entre las que no están priorizadas, hay alguna que consideras de especial relevancia para ayudar a solucionar tu problema o el de tu grupo de desempleados organizados, o el de todos los desempleados, pide cita con la administración competente y civilízala.

Recuerda ser siempre muy educado, hablar desde la tranquilidad de quien tiene la razón y no alterarte ni sofocarte ante la incompetencia de algún cargo público o político. Si no sabe o no quiere hacer su trabajo, toma nota de ello, reúne pruebas, difunde, busca apoyo legal y emprende acciones contra él.

3. Manejo de la rabia.

La contemplación de las injusticias, de la desigualdad, el sufrir injusticias, nosotros y nuestras familias, nos lleva a la rabia. Pero cuando nos dejamos llevar por la rabia damos miedo y eso desune. Necesitamos unir, esto es un esfuerzo cooperativo para todos y debe ser realizado por todos.

Para civilizar a tu político, modela con el ejemplo. Adopta una actitud civilizada.

Maneja también la frustración. Si no lo haces, tarde o temprano te llevará a la inacción o a la rabia. La primera paraliza y la segunda te vuelve destructivo en vez de constructivo. Las cosas no salen a la primera, pero no debes dudar de que saldrán más adelante, aunque los impulsores primigenios desaparezcan. Una buena idea solo puede prosperar. Probablemente el 9 de Marzo las cosas estén desorganizadas, o haya solo 10 personas y desperdigadas, pero siéntete seguro de que el 9 de abril habrá 100 y el 9 de mayo 1000.

4. Manejo de revienta-asambleas en las reuniones.

Cuando hay gente que expone críticas incoherentes con los temas tratados y con el único objetivo de desacreditar a otras personas o llevar la asamblea hacia un debate ideológico o partidista, tenemos que limitarle el tiempo de posesión de la palabra, comunicándole directamente que el tiempo es limitado, recordándole que hay más gente para exponer ideas. Puedes usar gestos asamblearios de bloqueo, rechazo o repetición si no quieres interrumpir, lo que resulta la manera más correcta de llamar la atención educadamente.

En la medida de lo posible, no perdamos el tiempo en discusiones estériles. Si alguien quiere hablar de propuestas que no contribuyan a un objetivo claro –autoorganizarse, autoemplearse, incidir en las administraciones públicas- podéis invitarlos a que se reúnan en otro grupo de “discusiones ideológicas”, o simplemente, podéis redirigir el debate hacia temas y propuestas constructivas sin entrar a formar parte de los debate estériles, ya que muchas veces su objetivo consiste precisamente en provocar la discusión, el debate estéril, o la pelea sobre las formas. Si un contenido no te parece interesante, evítalo y trata de redirigir el debate hacia temas productivos.

Vamos a promover la auto-organización para salir adelante. Motiva y apoya a los constructivos, orienta a los que no lo son para que no frenen a los demás e invítalos a aportar soluciones en vez de señalar problemas que todos conocemos.

Y con estas sencillas prevenciones, mantén la fe en los demás. Confía en los demás. Muchas personas dicen que las personas somos egoístas y que solo miramos para lo nuestro, pero eso no es cierto. Está comprobado que el ser humano es más feliz cuando ayuda que cuando es ayudado. Y a la iniciativa constructiva de la marea roja ya se han dirigido más de 1.500 personas antes de la primera reunión del 9 de marzo, por lo que no debemos permitir que esta constructividad sea convertida en crítica, llanto y protesta.

Hay que tener claro que nos reunimos para buscar soluciones y construir alternativas, y aunque muchos vendrán solo para ver qué sucede, o para ver si se les arregla la vida desde la marea roja, no debemos olvidar el potencial que tiene cada ser humano. Localicemos nuestro potencial para ayudar a construir alternativas, y tratemos de enseñar a todos a hacer lo mismo.

Cinco millones de desempleados vamos a ayudarnos, a organizarnos, vamos a dibujar un mundo nuevo para todos. También para los demás, para los que aún tienen empleo. Para que nosotros vivamos con esperanza y ellos sin miedo.