Un millar de familias ecuatorianas vuelven este verano a su país, aunque los hombres se quedan.

Las madres regresan con sus hijos al final del curso tras agotar aquí las prestaciones

Los padres permanecen con trabajos precarios, en hostelería, limpieza o en el campo en la Ribera, y alquilan habitaciones

ANA IBARRA - Sábado, 3 de Marzo de 2012 – Actualizado a las 05:10 

Nelly Gancino y su marido Wilson Fonseca, junto a sus hijos Tatiana e Iker, en la vivienda que tienen alquilada en la Rochapea.

Nelly Gancino y su marido Wilson Fonseca, junto a sus hijos Tatiana e Iker, en la vivienda que tienen alquilada en la Rochapea. (D.N.)

 

  • Nelly Gancino y su marido Wilson Fonseca, junto a sus hijos Tatiana e Iker, en la vivienda que tienen alquilada en la Rochapea.

PAMPLONA. Nelly Gancino ya tiene los “boletos” (billetes) para regresar a Ambato, Ecuador. Ella y su marido Wilson esperan que Tatiana, su hija mayor, termine el curso escolar para consumar una dura decisión: partir la familia en dos. Es lo que toca, la crisis no perdona. Wilson Fonseca se queda en Navarra, mientras que Nelly regresará este verano con Tatiana, de diez años, e Iker, de año y medio, nacido en Navarra. Como ellos, entre 800 y 1.000 familias, asegura el presidente de la Asociación Pro Ecuador, Wiston Erazo, se marchan ya, pero dejan una puerta abierta. “La mayoría tienen la doble nacionalidad y se van con la esperanza de volver”, admite. “Se van como españoles y pueden regresar cuando lo deseen. Ellos permanecen en trabajos precarios -cobrando 6 euros la hora de los que parte mandarán a su familia- y porque les es más fácil acceder al alquiler de una habitación en un piso compartido que a las mujeres, algo que está mal visto. Se quedan con trabajos precarios en bares o limpieza, o en la Ribera trabajando en el campo…”, remarca. Entre los que tienen pasaje de vuelta, están los que no pueden pagar su vivienda o se la ha embargado el banco. El año pasado fueron unas 300 las familias ecuatorianas que, por falta de trabajo, cogieron el avión dejando atrás muchos años de esfuerzo.

Lo cierto es que la mayoría han agotado el paro y los subsidios por lo que no pueden acogerse a los programas de ayuda del Estado para capitalizar el paro y que, además, les impide regresar en tres años “que, en realidad, son cinco”. Después del ecuatoriano, el colombiano es el colectivo con mayor número de retornos.

Nelly, de 34 años, no se va con mal sabor de boca, ha vivido una experiencia bonita desde que llegó en 2006 con un contrato que le consiguió su hermana ya emigrada. Siempre ha trabajado en hostelería, aunque ahora está en paro. Tres años después vino su marido con su hija, pero la crisis ya estaba echada. “Tenemos amigos en Londres y no descarto buscar allí un trabajo fijo y después volver a España”, explica su marido. Como ayudante de cocina, la que dejó su mujer cuando se quedó embarazada Wilson gana 530 euros a media jornada. Con este salario se puede permitir una habitación que con gastos se pone en 250 euros frente a los casi 700 que cuesta el piso alquilado en la Rochapea. Nelly quiere visitar a su madre, enferma en Ecuador, y con lo aprendido entre cocinas no descarta montar un pequeño negocio de hostelería. Lo que más le duele es separar a su hija de su entorno social. Tatiana estudia en el colegio Vázquez de Mella, le gusta tocar la flauta travesera y es buena estudiante. Participa en la orquesta del centro y, en breve, interpretarán un allegro, una pieza “muy animada”. Tatiana no se queja; se adaptó cuando vino y sabe que toca regresar.

“Teníamos intención de quedarnos pero no podemos con todos los gastos, sin embargo sabemos que nuestro futuro está aquí y nos gustaría volver”, explican quienes no ven su retorno como un fracaso. Las noticias que llegan de su país no son alagüeñas, razón por la que el hermano de Nelly, tres años en paro, se queda.

Hay muchos más casos. Mustafa Moharemon es búlgaro, llegó en abril de 2005, y un año después lo hicieron su hijo y su esposa, aunque la “crisis ha terminado también con el amor”. Trabajó en la construcción, lleva al menos tres años inactivo manteniéndose del paro y del subsidio, con tan mala suerte que, debido a los quince días que viajó a su país para visitar a su padre enfermo, le han supuesto una reclamación de 3.000 euros que no comparte. Hace cinco meses que pidió la renta básica. Si este mes no llega no podrá pagar ni los 200 euros de alquiler de habitación y se marchará.

 

DIARIO DE NAVARRA.

Felipe González duplica los beneficios de su consultora en plena crisis económica.

FACTURÓ CASI 428.000 EUROS EN 2010

 

Felipe González duplica los beneficios de su consultora en plena crisis económica

Felipe González, durante el mitin que los socialistas han celebrado en Cádiz .

 

El ex presidente del Gobierno Felipe González capea la crisis sin demasiados agobios. Ialcon Consultoría, la sociedad familiar que posee junto a sus tres hijos, facturó en 2010 un total de 427.706,88 euros, un 35% más que los 277.042,25 del año anterior. Una evolución que le permitió duplicar sus ganancias, que se situaron en 128.412,15 euros. Pecata minuta para el que fuera secretario general del PSOE, que parece haber redoblado su actividad en los últimos años. De hecho, a finales del ejercicio entraba como independiente en el Consejo de Administración de Gas Natural, lo que le habrá reportado un mínimo de 126.500 euros brutos en 2011. Recientemente lanzaba su propio fondo de capital riesgo.

Ialcon Consultoría declara un nada despreciable patrimonio neto de 2,38 millones de euros. Una cifra que incluye los 1,66 millones de beneficios obtenidos en ejercicios anteriores, más los 300.000 euros de capital escriturado y 244.186,41 euros constituidos como reservas. La firma nació en el año 2001 con domicilio social en Pozuelo de Alarcón. Su administrador único es la hija del político, María González Romero, y su objeto social es “la compraventa de fincas rústica y urbanas, la urbanización de toda clase de terrenos, la construcción y rehabilitación de edificaciones y la promoción, venta y explotación en régimen de arrendamiento”.

Su paso ha sido lento pero seguro. El patrimonio que atesora ha registrado un incremento del 43,2% en apenas un lustro, en tanto la empresa recogía unos fondos propios de sólo 1,32 millones en el año 2005. González y los suyos no acumulan deudas significativas ni con bancos ni con proveedores. Es más, en su activo corriente tiene cuentas pendientes de cobro por valor de 217.096,57 euros e inversiones financieras a corto plazo que no detalla por encima del medio millón de euros (539.601,03). Tiene tres trabajadores en nómina, que le supusieron un gasto de personal de 98.454,83 euros.

El ex presidente, tradicionalmente remiso a la hora de presentar las cuentas de su consultora, daba un paso adelante en diciembre de 2010 y aceptaba entrar en el Consejo de Gas Natural Fenosa en pleno affaire Sonatrach. Un puesto que supone una remuneración bruta suelo de 126.500 euros al año, ampliables si el político entra en alguna de las comisiones de dirección de la gasista. Del mismo modo, González recibe una pensión vitalicia de 80.000 euros anuales por su condición de ex jefe del Ejecutivo, según recogen las cuentas del Ministerio de la Presidencia en los últimos Presupuestos Generales del Estado.

Además, el político socialista lidera un fondo de capital riesgo especializado en energías verdes, ciencias de la salud y tecnologías de la comunicación. En mayo de 2011 terminaba de ajustar sus piezas, al contratar como primer ejecutivo (managing partner) a Pau Bermúdez, procedente de la firma Baring Private Equity Partners. Tagua Capital nació con la aspiración de levantarentre 120-150 millones de euros. La filosofía del proyecto es que las inversiones oscilen en una horquilla de entre 5-15 millones y tengan cierta flexibilidad sobre los periodos de permanencia clásicos. González carece, eso sí, de poderes ejecutivos.

Vidas paralelas

La sociedad de cabecera de González no pierde la batalla financiera con la deJosé María Aznar. Famaztella (acrónimo de familia Aznar-Botella) ha ganado entre 2008 y 2010 más un millón de euros en concepto de libros publicados, conferencias o artículos. El ex dirigente del PP presentaba también hace apenas semanas las últimas cuentas de su compañía y, según los datos aportados, su patrimonio se eleva a 1,82 millones de euros. La firma registró un beneficio de 225.277,18 euros, lo que sitúa sus ganancias en 1.083.464,51 millones de euros en los tres últimos ejercicios. Además, la compañía mantiene 1,34 millones de euros en inversiones financieras a largo plazo y otros 235.210,84 en inversiones a corto.

En todo caso, no son las actividades como conferenciante y escritor la principal fuentes de ingresos del presidente de la Fundación de Análisis y Estudios Sociales (FAES), el think tank del PP. Según datos de la propia compañía, la compensación que recibió de News Corporation en el año fiscal concluido el 30 de junio de 2011 se elevó a 230.000 dólares, 100.000 en efectivo y 130.000 en acciones (unos 180.000 euros al cambio actual).Aznar se incorporó al Consejo del grupo de medios en junio de 2006 y fue reelegido por un año el pasado mes de octubre en una junta general de accionistas marcada por el escándalo de las escuchas ilegales en Reino Unido en relación con el rotativo News of the World.

Del mismo modo y como adelantó El Confidencial a principios de 2011, Aznar también percibe una cuantiosa retribución como asesor externo de la cúpula directiva de Endesa. Oficialmente, la compañía que preside Borja Pradocontrató al ex líder del PP para orientar su estrategia, especialmente en lo que concierne a Latinoamérica. Aunque la eléctrica no hace público el salario que abona a sus asesores, fuentes conocedoras del contrato aseguraban entonces que superaba con creces los 200.000 euros anuales y que podría alcanzar los 300.000 en función de objetivos.